La Insurrección filipina



Con el objetivo puesto en obtener la independencia se produjo en el año 1.896 una insurrección principalmente focalizada en la isla de Luzón y en las provincias que rodeaban Manila, la capital, viniendo a agravar la situación de la metrópoli al establecerse un nuevo foco de rebeldía que venía a rebañar los agotados recursos humanos y económicos que tan necesarios se hacían para sofocar la interminable lucha en Cuba.
soldados indígenas jurando bandera Las razones para ello hay que buscarlas en diversas circunstancias: la corrupción de la administración, fomentada por el hecho de que muchos funcionarios españoles llegaban con el deseo de hacer carrera rápida; el abuso del clero peninsular y el odio del clero indígena hacia los frailes españoles que disfrutaban de pingües beneficios; la labor de intelectuales filipinos formados en las universidades españolas que llevaron nuevas ideas a las islas; la propaganda masónica, etcétera.
Todo esto fue llevando a la población tagala a un descontento generalizado y a un rechazo contra la administración española, algo que no evitaron ya las autoridades a pesar de las reformas que se iniciaron.
Algunas de esas reformas tenían la pretensión de comenzar a integrar a los nativos filipinos en el gobierno del Archipiélago.
Sin embargo estas reformas, que fueron tenidas como excesivas por la clase social europea, resultaron escasas para los independentistas filipinos.
Así las cosas, todo parecía indicar que no tardaría en producirse una rebelión, un hecho éste que se contemplaba con preocupación tanto en el Archipiélago como en la propia España.
Soldados indígenas jurando bandera.
Del libro «Campaña de Filipinas. La División Lachambre. 1897»

Desde Madrid llegaron órdenes para que, entre otras medidas, se prohibiese la existencia de sociedades secretas y de la francmasonería. La conspiración que se fue fraguando finalmente fue delatada al párroco de Tondo por un conjurado arrepentido. Sin embargo, las actividades y esfuerzos de las autoridades españolas para evitar la sublevación no consiguieron su objetivo.
El 30 de agosto de 1.896 daba inicio la insurrección en la isla de Luzón.
Andrés Bonifacio, fundador de la sociedad secreta «Soberana y Venerable Asociación de los Hijos del Pueblo», más conocida como «Katipunan», sostenía un enfrentamiento con la Guardia Civil al intentar entrar en Manila con sus tropas siendo rechazado en las cercanías de la misma, en San Juan del Monte.
En el momento del alzamiento se encontraban destinados en el Archipiélago de Filipinas como guarnición aproximadamente 18.000 hombres del Ejército que formaban: 7 Regimientos de Infantería; 1 Batallón Disciplinario; 1 Regimientos de Caballería; 1 Regimientos y 2 Baterías de Artillería; 1 Batallón de Ingenieros; 1 Brigada de Sanidad y el personal administrativo.
La composición de estas tropas era mayoritariamente indígena, salvo los cuadros de mando y las unidades de artillería que eran europeas.
Las unidades estaban desplegadas en 1 media Brigada de 4 Regimientos de Infantería en Luzón y 1 media Brigada de 3 Regimientos de Infantería y 1 Batallón Disciplinario en Joló, Mindanao y Visayas.
trincheras tagalas en la provincia de Cavite
Provincia de Cavite. Segunda línea de trincheras que defendía el puente del Zapote. La Ilustración Artística. 1897»

La Artillería de Plaza tenía destacado un Batallón en Cavite y otro en Manila. El resto de unidades se concentraban en ésta última población.
La situación de La Armada, por otro lado, no era mucho mejor. El Apostadero de Filipinas contaba con una escuadra cuyos principales buques, aptos para las tareas coloniales, estaban ya obsoletos.
Cañonera Otálora Estaba formada por: 2 cruceros de 1ª clase no protegidos; 3 cruceros de 2ª clase no protegidos; 2 cruceros de 3ª clase protegidos; 3 cruceros de 3ª clase no protegidos; 10 cañoneros de 2ª clase; 11 cañoneros de 3ªclase; 2 transportes; 1 buque hidrográfico y varias lanchas cañoneras, además de 1 Batallón de Infantería de Marina, que aumentarían a 4 con la llegada de 3 Batallones más procedentes de la Península Ibérica.
La Guardia Civil, por su parte, contaba con 3 Tercios indígenas y una sección de Guardias Peninsulares, la denominada «Guardia Veterana», así como 3 Compañías de Carabineros.
Pese a su falta de organización y escasez de armas de fuego los éxitos iniciales de los insurrectos, que logran reducir algunos destacamentos aislados y tomar el control de varias poblaciones, avivaron la llama de la rebelión, a la cual se sumaron desertores indígenas del Ejército Español.
Bajo el liderazgo de Canuto Villanueva –Jefe Supremo del Katipunan– y del General Eusebio Roque, quien estaba al mando de una fuerza de varios miles de
Cañonera Otálora, en la laguna de Bay. Del libro «Campaña de Filipinas. La División Lachambre. 1897»

hombres, miembros del Katipunan instauraban en el primer año de la sublevación la denominada «República del Kakarong» en la provincia de Bulacán.
En España el día 1 de septiembre de 1896 se publica la orden para organizar en Barcelona el primero de 15 Batallones de Infantería denominados como Batallones de Cazadores Expedicionarios –numerados del 1 al 15– con destino a reforzar las fuerzas del Ejército en Filipinas. Cada Batallón estaría compuesto por Plana Mayor¹InformationMás información...Fuente: DIARIO OFICIAL DEL MINISTERIO DE LA GUERRA

PLANTILLA PARA LA PLANA MAYOR
1 Teniente Coronel.
2 Comandantes.
1 Capitán ayudante.
1 Capitán cajero.
1 Subalterno abanderado.
2 Médicos.
1 Capellán.
1 Cabo de cornetas.
1 Armero.
y 6 Compañías²InformationMás información...Fuente: DIARIO OFICIAL DEL MINISTERIO DE LA GUERRA

PLANTILLA PARA COMPAÑÍA
1 Capitán.
4 Subalternos.
5 Sargentos.
10 Cabos.
4 Cornetas.
4 Soldados de 1ª.
152 Soldados de 2ª.
con una plantilla de 1051 plazas. «El personal de jefes, oficiales y asimilados (...) será nombrado por el Ministerio en la forma reglamentaria, así como el cabo de cornetas, el armero y las clases que falten para el completo. El de clases y tropa para las compañías, estará constituido por los contingentes de personal destinado á Cuba»(sic). Con posterioridad, en ese mismo mes, se organizarán cuatro nuevas compañías para dotar a cada Batallón Expedicionario de un total de 8, siendo la composición final de los 15 Batallones de Cazadores Expedicionarios de 8 Compañías y una plantilla de 1.401 plazas.

insurrectos tagalos   El General Lachambre y sus ayudantes de campo
Foto de la izquierda: Insurrectos tagalos. Foto de la derecha:El General Lachambre y sus ayudantes de campo.
Del libro «Campaña de Filipinas. La División Lachambre. 1897»

El Batallón de Cazadores nº 1 debía encontrarse en Barcelona el día 4 de septiembre de 1896 para estar dispuesto a embarcar el día 7 del mismo mes. Los demás Batallones se irían organizando y concentrando para su embarque en fechas sucesivas.
Ese mismo año, de los 90525 hombres sorteados para cubrir los destinos en la Península, islas y Ultramar, correspondían para Filipinas un total de 3.000 mozos³InformationMás información...Fuente: DIARIO OFICIAL DEL MINISTERIO DE LA GUERRA del 1 de octubre de 1896

Para cubrir vacantes en Ultramar: 40.000 mozos con destino a Cuba, 2.000 con destino a Puerto Rico y 3.000 para Filipinas.
: con destino a la Infantería 2400 y los 600 restantes para la Artillería de PlazaInformationMás información...Fuente: DIARIO OFICIAL DEL MINISTERIO DE LA GUERRA del 6 de octubre de 1896

Distribución de los cupos de Ultramar del reemplazo de 1896, entre los distintos cuerpos y armas.
.
Trinchera grande y campo atrincherado en Cavite
GUERRA DE FILIPINAS. Cavite. Vista de la trinchera grande y el campo atrincherado frente al campamento de Dahalican.
Del libro «Campaña de Filipinas. La División Lachambre. 1897»

El 6 de octubre son llamados para recibir instrucción militar los 45000 reclutas del cupo de Ultramar, debiendo concentrarse en las capitales de las Zonas el 15 del mismo mes, disfrutando de un «socorro de 50 céntimos de peseta diários, desde que salgan de sus casas hasta su incorporación á las partidas receptoras»InformationMás información...FITZHUGH LEE
Clermont, 19 de noviembre de 1835
† Washington, 28 de abril de 1901.

Militar y político estadounidense
Nombrado Cónsul General de Estados Unidos en La Habana en 1896.
.
Quedaba establecido que, una vez finalizado el período de instrucción o antes si fuese necesario, se dispondría la marcha a Ultramar de la parte del contingente que fuese preciso, regresando a sus hogares los restantes con arreglo a las órdenes dictadas.
Desembarco en Manila de un Batallón de Cazadores Expedicionario   Desfile por las calles de manila de uno de los batallones de Cazadores Expedicionarios
Desembarco y desfile por las calles de Manila de un Batallón de Cazadores Expedicionarios.
Del Catálogo de la exposición «El imaginario colonial»

ORGANIZACIÓN DE LOS BATALLONES DE CAZADORES EXPEDICIONARIOS
  Fecha y lugar de organización Fecha de concentración Fecha de embarque
Bon. de Cazadores Expedicionario nº1 01/10/1896 - Barcelona Barcelona - 04/10/1896 BarcelonaInformationMás información...Embarcarán en el vapor Alfonso XIII.> - 07/10/1896
Bon. de Cazadores Expedicionario nº2 08/10/1896 - Barcelona Barcelona - 13/10/1896 Barcelona - 15/10/1896
Bon. de Cazadores Expedicionario nº3 08/10/1896 - Guadalajara Guadalajara - 12/10/1896 Barcelona - 15/10/1896
Bon. de Cazadores Expedicionario nº4 30/10/1896 - Barcelona Barcelona - ?/10/1896 Barcelona - ?/10/1896
Bon. de Cazadores Expedicionario nº5 30/10/1896 - Barcelona Barcelona - 14/10/1896 BarcelonaInformationMás información...Embarcarán en el vapor Covadonga - 16/10/1896
Bon. de Cazadores Expedicionario nº6 30/10/1896 - Guadalajara Guadalajara - 13/10/1896 BarcelonaInformationMás información...Embarcarán en el vapor Covadonga - 16/10/1896
Bon. de Cazadores Expedicionario nº7 04/11/1896 - Barcelona Barcelona - 10/11/1896 BarcelonaInformationMás información...Embarcarán en el vapor León XIII - 12/11/1896
Bon. de Cazadores Expedicionario nº8 04/11/1896 - Guadalajara Guadalajara - 14/11/1896 Barcelona¹ºInformationMás información...Embarcarán en el vapor San Fernando entre los días 15 al 20 - 15/11/1896
Bon. de Cazadores Expedicionario nº9 10/12/1896 - Sevilla Sevilla - 14/12/1896 Cádiz¹¹InformationMás información...Embarcarán en el vapor Magallanes. - 17/12/1896
Bon. de Cazadores Expedicionario nº10 10/12/1896 - Cádiz Cádiz - 15/12/1896 Cádiz¹²InformationMás información...Embarcarán en el vapor Magallanes. - 17/12/1896
Bon. de Cazadores Expedicionario nº11 10/12/1896 - Barcelona Barcelona - 15/12/1896 Bárcelona¹³InformationMás información...Embarcarán en el vapor Isla de Luzón junto a dos Compañías del Batallón de Cazadores Expedicionario nº12. - 17/12/1896
Bon. de Cazadores Expedicionario nº12 10/12/1896 - Barcelona Barcelona - 15/12/1896 Bárcelona¹⁴InformationMás información...Embarcarán en el vapor Antonio López la Plana Mayor y seis Compañías del Batallón de Cazadores Expedicionario nº12. Las dos compañías restantes embarcaron en el Isla de Luzón - 17/12/1896
Bon. de Cazadores Expedicionario nº13 10/12/1896 - Valencia Valencia - 16/12/1896 Valencia¹⁵InformationMás información...Embarcarán en el vapor Montevideo junto a cuatro Compañías del Batallón de Cazadores Expedicionario nº15. - 18/12/1896
Bon. de Cazadores Expedicionario nº14 10/12/1896 - Zaragoza Zaragoza - 17/12/1896 Barcelona¹⁶InformationMás información...Embarcarán en el vapor Colón junto a cuatro Compañías del Batallón de Cazadores Expedicionario nº15. - 20/12/1896
Bon. de Cazadores Expedicionario nº15 10/12/1896 - Guadalajara Guadalajara - 14/12/1896 Barcelona¹⁷InformationMás información...Embarcarán en el vapor Colón cuatro Compañías de dicho Batallón junto al Batallón de Cazadores Expedicionario nº14. - 20/12/1896

Organización y concentración de los 15 batallones de Cazadores Expedicionarios con destino a Filipinas
Lugar de organización, concentración y embarque de los 15 batallones de Cazadores Expedicionarios. Diseño propio.

El 15 de septiembre de 1.896 daba inicio el General Blanco las operaciones encaminadas a sofocar la sublevación en la provincia de Cavite, con las tropas de las que disponía en Luzón, a las que se sumarían 3.000 hombres más llegados de las islas de Joló y de Mindanao en navíos de La Armada, en tanto se iban incorporando las fuerzas organizadas en la Península Ibérica.
En el transcurso de las operaciones iniciales una columna española al mando del Coronel Marina18 fue emboscada, salvándose del exterminio debido a la serenidad mostrada por el mencionado coronel.
Los españoles residentes en Manila acusaron del desgraciado suceso al General Blanco, tildándolo de poco enérgico.
El Correo de Gerona, en su edición del 2 de noviembre de 1896, hacía referencia a un telegrama publicado por El Imparcial:
«Si el Gobierno no adopta las medidas consiguientes, destituyendo al general Blanco por telegrafo y encargando á un general de los que hay aquí, sea cual cualquiera, el mando militar, la situación será insostenible.
Más de 25.000 rebeldes están en armas.
La provincia de Cavite entera está sublevada, en la de Batangas crece la insurrección. Los españoles huyen, refugiándose en Manila.
Firman el telegrama veinticinco españoles»19
.
A estas voces se sumaron las de algunos parlamentarios, la opinión pública y periodistas en la Metrópoli.
Guerrilla de San Miguel
Dos imágenes de la guerrilla española de San Miguel en campaña.
Del libro «Campaña de Filipinas. La División Lachambre. 1897»

Este descontento generalizado llevó a la destitución del General Blanco, nombrándose al General Polavieja para sustituirle y dirigir las operaciones.
Polavieja desembarcó en Manila el 2 de diciembre de 1.896 y una de sus primeras medidas consistió en la creación de un mando divisionario en las provincias de La Laguna, Batangas y Tayabas bajo la dirección del General Lachambre para reducir la insurrección filipina en dichas provincias y aislar a los insurrectos en la de Cavite. Para ello se dispusieron dos Brigadas, una en Batangas a las órdenes del General Jaramillo y la otra en La Laguna a las órdenes del General Cornell.
carretera en Cavite
CAVITE. Carretera Real de Nabugsú. De «La Ilustración Española y Americana». Año 1897

Mientras tanto, José Rizal –fundador de la Liga Filipina y abiertamente partidario de profundas reformas en Filipinas entre las que se contaban la de otorgarle el status de provincia española de pleno derecho al Archipiélago– es detenido en Barcelona a bordo del vapor que le lleva voluntariamente, tras haber obtenido permiso del gobierno español, como médico de campaña para el Ejército Español que opera en la isla de Cuba y devuelto a las islas Filipinas, donde es juzgado como instigador de la sublevación en el archipiélago y condenado a pena capital, siendo fusilado el 30 de diciembre de 1896.
Fusilamiento de José Rizal
Fusilamiento de José Rizal.
Del Catálogo de la exposición «El imaginario colonial»


El indulto que podía haber evitado su muerte le fue denegado por Polavieja. En el último instante, consiguió girarse y entregar su vida de cara al pelotón que lo ajusticiaba.
El 1 de enero de 1897 el Comandante José Olaguer Feliú, al frente de una columna de 600 soldados españoles, tomaba las fortificaciones de Kakarong de Sili poniendo punto y final a la efímera «República del Kakarong», capturando al General Eusebio Roque. Mientras tanto, restablecido el control sobre las provincias de La Laguna, Batangas y Tayabas, el 7 de Febrero de 1897 se reestructuran las fuerzas que participarán en las operaciones para controlar la provincia de Cavite: División de la Comandancia de La Laguna, Batangas y Tayabas; una Brigada Independiente; Comandancia General del Centro de Luzón y Comandacia General de Manila y Morong
El General Ríos en el campamento de Dahalicán El General Polavieja se disponía a someter la provincia de Cavite.
Como línea de penetración se había establecido el nacimiento del río Zapote para caer de este a oeste sobre Silang y posteriormente sobre Imus.
Esta maniobra se encargaría de llevarla a cabo la División Lachambre –excepción hecha de su Tercera Brigada–, la cual llevaría a cabo un ataque desde el sur de la provincia dirigiéndose sobre Talisay.
Al mismo tiempo la Brigada Independiente, al mando del Excmo. Sr. General de Brigada D. Francisco Galbis Abella, ejecutaba una maniobra de diversión sobre el curso bajo del Zapote, con la intención de amenazar Bacoor e Imus y marchar posteriormente sobre Paliparang.
Por su parte, la 3ª Brigada perteneciente –a la División Lachambre– llevaría a cabo un ataque desde el sur de la provincia dirigiéndose sobre Talisay y, acompañando esta acción, La Armada llevaría a cabo una operación de diversión entre Santa Cruz y Naic bombardeando todas las fortificaciones costeras levantadas por los insurrectos.
Cavite. Desfile ante el General Ríos después de la misa de campaña.
Campamento de Dahalicán. «La Ilustración Artística 1897»
Ante la fuerte resistencia mostrada el 18 de febrero por las fuerzas filipinas entorno a Iba, el General Lachambre decidió detener la marcha de la 1ª Brigada y realizar el ataque sobre dicha localidad al día siguiente con el concurso de todas las fuerzas que componían la División. Durante cuatro horas se combatió duramente con los insurrectos, teniendo las piezas de artillería que batir las trincheras tagalas para poder tomarlas, continuando el combate casa por casa hasta casi el anochecer. La toma de Iba facilitaba la posterior conquista de Silang.
Tomadas Iba y Silang por las tropas españolas, se producía el día 22 de febrero un intento de recuperar esta última población por parte de las fuerzas filipinas insurrectas, efectuando un fuerte ataque sobre las posiciones ocupadas por la Primera y Segunda Brigadas españolas, siendo, finalmente, rechazado por las unidades españolas.
El siguiente objetivo sería Perez-Dasmariñas; la 1ª Brigada fue dividida en dos Medias Brigadas quedando una de ellas –formada por los Batallones de Cazadores Expedicionarios nº1 y nº2– atrapadas en un gran lodazal al inundar los insurrectos el terreno con las aguas de la presa de San Julián.
La segunda Media Brigada –constituida por el Batallón nº 12 y el Regimiento nº 74–efectúa un movimiento hacia el este de las unidades españolas que se encuentran atrapadas en el fango que ha provocado la acción de los insurrectos, obligando a retirarse a las fuerzas filipinas en dirección a Perez-Dasmariñas, donde éstas ofrecen una resistencia tan fuerte que obliga a una lucha sin cuartel, en la que es necesario incendiar algunas de las viviendas de la población donde la resistencia es mayor.
Los insurrectos tratan de recuperar la población de Pérez-Dasmariñas lo que provoca nuevos e intensos combates que convierten las operaciones para la toma y conservación de esta población en una de las más duras y sangrientas de las llevadas a cabo en toda la campaña.
Con el fin de cubrir las bajas, el general Polavieja solicitó el envió de 20.000 hombres desde España; sin embargo, lo único que obtuvo fue el relevo, siendo nombrado como su sucesor el Teniente General Primo de Rivera quien llegaba a Manila el 25 de abril y continuaba con éxito las operaciones que obligaban a Aguinaldo a abandonar la provincia de Cavite.
Concluida la reconquista de la provincia de Cavite, se disolvía la División Lachambre constituyéndose las unidades que la formaban en cuatro Brigadas que continuarían las operaciones.
Sargento Mariano Ortiz Tenorio
Sargento Ortiz, del Regimiento nº73.
Del libro «Campaña de Filipinas. La División Lachambre. 1897»


La resistencia encontrada, a partir de ese momento, no fue tan enconada. Tampoco las fuerzas españolas llevaron a cabo las operaciones con la intensidad de las desarrolladas hasta entonces. Esto permitió a algunas partidas de insurrectos eludir el cerco para concentrarse en la provincia de Bulacán, manteniendose en rebeldía.
El 23 de diciembre de 1.897 se alcanzaba el compromiso denominado «Pacto de Biaknabató» por el cual los filipinos sublevados se acogían al indulto y a la cantidad de 1.700.000 pesos en concepto de socorros. Como parte del compromiso, los lideres independentistas abandonaban el camino de las armas y retornaban a sus actividades cotidianas en unos casos, o partían al exilio en otros.
Meses después, ante el estallido de la guerra hispano-americana, Aguinaldo concertaría con el cónsul americano en Hong-Kong un nuevo levantamiento filipino, firmándose posteriormente en Singapur un pacto entre ellos para la proclamación de la República Filipina.
 



































































Hasta el 8 de diciembre de 2015:
187.235 visitantes


ÁLBUM DE FOTOS
«La insurrección filipina»